Random Rewatch: Las citas dobles del 4×13

En esa necesidad de volver al lugar feliz en la que ando instalado, hace poco me pegué otro viajecito a Capeside para ver otro capítulo absolutamente random de Dawson Crece, el primero que pillara (de hecho, Netflix debería implementar esta opción en su menú “ver cualquier episodio de la serie X” -funcionaría muy bien con Friends, por ejemplo-). El elegido fue el 4×13, titulado Hopeless, y os voy a comentar algunas cosas al vuelo que no sé si comenté ya en su momento o no (procuro escribir estos “random rewatch” sin leer lo que opiné en su momento del episodio, no quiero que yo condicione a yo). Y lo que yo digo ahora es… que aquí debajo tenéis mis opiniones:

No sé si se plantearían el episodio como “double-double date” en la mesa de guionistas pero esto es lo que tenemos: dos citas de dos parejas en cada una. Por un lado, Dawson y Gretchen salen de “clubbing” junto a las dos BFFs de Gretchen (“¿desde cuándo vas tu de clubbing, Dawson?”, le dice su madre para dejarle por los suelos delante de Gretchen y sus amigas). Por el otro, Pacey y Joey se van a cenar y a jugar al mini-golf (¿esto existe solo en Estados Unidos?) con Drew y una cita suya, una chica rubia un tanto superficial con la que tontea un poco Pacey pero luego no, solo estaba siendo un caballero. Ajá. La más interesante de las dos citas dobles es la de Dawson y Gretchen con las amigas de esta, porque vemos a un Dawson absolutamente pardo bazán, incapaz de entrar en ciertos clubes, perdidísimo toda la noche con las anécdotas que recuerdan las amigas (Dawson debería ser un zigoto cuando las primeras farras de Gretchen & Co.) y, en general, desconcertado. Dawson Desconcertado (que sería un buen título para la serie) me resulta siempre muy interesante (recuerdo cuando en la primera temporada no sabía reaccionar al hecho de que Jen fuera ir al baile de Capeside y él no porque, simplemente, Joey y él no iban a este tipo de eventos extra-escolares…).

La cita de Pacey y Joey con los otros dos está un poco menos interesante aunque al menos me permite disfrutar del maravilloso Drew Valentine (recordemos, el actor optó al papel de Jack McPhee en la segunda temporada pero ese toque diaboliquillo en su mirada le dejó sin el trabajo). Lo más destacable de todo el episodio, sin embargo, es la despedida del Señor Brooks (justo una secuencia antes de que le de un parraque y caiga muerto al suelo), que se las arregla para darle un abrazo final a Dawson fingiendo que necesita ayuda para moverse de la silla de ruedas al sillón. Su diálogo final con el chico es precioso, algo así como “La película no está ni medio mal, chico”, “tenemos que rodar otra peli” y el señor casi roto de la emoción: “Anytime, kid… Anytime”. La relación Brooks-Dawson me llena de power y quizá debería repensarme aquel ranking de parejas de la serie que hice en su momento…

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s